Vídeo

Project CARS, rozando la realidad

Anuncios

Unreal Engine 3: un vistazo a lo que nos espera

Te consideres friki o no, lo que nos depara el futuro consolero (y con consolero también me refiero a los ordenadores, por mucho que a algunos les pueda ofender) es para ponerse un babero. Y es que se le tiene que caer a uno la baba cuando juegue a un título con una calidad gráfica como la que ofrece (u ofrecerá) el nuevo Unreal Engine 3.

Es en esta época, en la que la PlayStation3 y la Xbox360 ya son un producto maduro, cuando se empiezan a oír rumores sobre lo fantásticas y maravillosas y caras que serán las consolas de la nueva generación. Es inevitable, pues, que algunas compañías empiecen a mostrar sus armas (o parte de ellas) para la creación de juegos en un futuro no muy lejano. Y es aquí donde entra el motor gráfico Unreal Engine 3.

Es impresionante. Los efectos de humo y luz, el agua, las texturas… Los detalles. Tengo la teoría de que los detalles son los que hacen mejor a un producto. Y si los estudios que se encargan de diseñar los videojuegos saben aprovechar la potencia que muy posiblemente ofrecerá el hardware de las nuevas consolas nos podremos quedar pegados al asiento fácilmente. Se me hace la boca agua sólo de pensar en Gran Turismo 6, que saldrá allá por 2156… Al final necesitaré el babero de verdad.

No os perdáis el vídeo. Más que una historia buena o un contenido que enganche, lo que os llamará la atención es lo calidad de las imágenes. O eso espero al menos. ¡Hasta la próxima!

¡Por fin! Tráiler de GTA V

No podía faltar en Cajón de Cables. Para los que le echábamos sus buenos ratos a GTA: San Andreas es una buena noticia que se recupere la ciudad de Los Santos (A.K.A. Los Ángeles), aunque de San Fierro y Las Venturas parece que se han olvidado. Con el tiempo las incorporarán en forma de expansiones, estrategia comercial se llama.

En el vídeo, que no tiene desperdicio, los de Rockstar reflejan cada vez mejor a la sociedad estadounidense (teniendo en cuenta, por supuesto, que no es habitual que se bajen de una furgoneta 5 personas con un rifle), y crean una ambientación que llame a hacerle una visita a Taringa comprarse el juego en cuanto salga a la luz. Y es que San Andreas es para muchos el mejor título de la saga, tanto por historia como por escenarios, y el hecho de que se aproxime por fin una “segunda parte” hace las delicias de más de uno.

Antes de despedirme, y sin enrollarme, quiero dar las gracias a todos los visitantes del blog. ¡Ya superamos las cien visitas diarias! Si esto sigue así puede que Cajón de Cables se haga un poquito más grande (y que el atareado del dueño le ponga más esfuerzo en escribir con mayor frecuencia). ¡Gracias!

Gran Turismo 5 (y II) – Jugabilidad

Hace poco hablábamos sobre las cualidades gráficas de este juego, y ahora le toca el turno a la jugabilidad y a los detalles que hacen de Gran Turismo 5 un grande de los juegos de coches. Muy malo no debe de ser, aunque sea por las veces que aparece en Cajón de Cables 🙂

Ya, ya sé que un juego se basa en bastantes más cosas que en sus gráficos y en su jugabilidad. Pero en este caso creo que son los dos apartados capaces de hacer grande a este juego, y dentro de ellos se pueden incluir la mayoría (por no decir todas) de sus cualidades. Empecemos por las sensaciones que ofrece al jugador, tras el salto.

Seguir leyendo

Gran Turismo 5 (I) – Gráficos

Raro es el día que no hago algún comentario sobre este gran juego de PlayStation 3. Los amantes de la simulación automovilística encontramos en él nuestro desahogo, pues no es plan de andar saltándose semáforos con el Avensis del jefe. Así pues, no podía faltar un análisis al estilo Cajón de Cables en el blog, desde un punto de vista diferente al de páginas especializadas. Y empezaremos con los gráficos.

Si tuviera que describir Gran Turismo 5 con una frase diría que es un juego de contrastes. Y os explico por qué, aunque muchos ya lo sabréis. El juego contiene más de mil coches, de los cuales unos doscientos han sido diseñados exclusivamente para el juego, mientras que el resto han sido directamente traídos del anterior título, Gran Turismo 4. Lo mismo ocurre con los circuitos, pero en estos la diferencia de detalle es mucho más acusada.

La diferencia de calidad de los coches no se nota demasiado en el fragor de las carreras. Sin embargo, si eliges uno de los coches Standard (así se llaman) para conducirlo tú mismo la decepción puede ser muy grande. No cuenta con cámara interior (para mí imprescindible), y los daños que sufren no son equiparables a los de los coches Premium. Pero el tema de los coches se queda corto si lo comparamos con los circuitos, pues hay algunos realmente pésimos.

El nivel de detalle es excelente en la mayoría de situaciones.

Y luego, todo hay que decirlo, dentro de los coches Premium también se notan diferencias, sobre todo en los interiores. Por ejemplo, el Ford Focus RS es casi pésimo. ¿Tanto cuesta hacer un volante redondo? Pero claro, eso lo dice alguien extremadamente detallista como yo, y que juega en una pantalla de 37″ a 1080p. Unos 1080p que, por cierto, traen trampa: no son 1920×1080 reales, sino 1280×1080 “estirados”. ¿Esto qué provoca? Unos dientes de sierra (aliasing) que a veces se hacen realmente antiestéticos, sobre todo en sombras.

Nos podemos encontrar, pues con dos situaciones: conduciendo un coche “Standard” en un circuito viejo, lo que nos hará creer que tenemos algún tipo de PS2 HD, o hacerlo con los que han sido diseñados para el nuevo título. Y aquí es cuando se goza. Pero gozar de verdad. Aunque la verdadera sensación de conducción se disfruta con un volante decente y unos buenos pedales.

La vista interior es apasionante, especialmente si se cuenta con volante y pedales en condiciones.

Si tuviera que dar una nota a los gráficos, le pondría un 9. Parece mucho para un post lleno de críticas, pero la iluminación (sin contar las eventuales sombras mordidas), los detalles de los coches, el humo y el aspecto en general te hacen creer, la mayoría del tiempo, que estás en una situación real de carrera.

Próximamente analizaremos la jugabilidad y el control de los coches, desde el punto de vista de alguien que tiene el carnet de conducir un año pero, eso sí, ha jugado un “poquito” a juegos de coches. ¡Nos vemos en Cajón de Cables!