Los Fórmula 1 de 2014 serán feos… “de narices”

BY4az7yCQAAD54_No hay excusas: si los monoplazas de Fórmula 1 del año que viene tienen ese aspecto no va a haber por donde cogerlos. Según Autosport, y para adaptarse a las nuevas normativas que entrarán en vigor en 2014, los Fórmula 1 presentarán un aspecto parecido al de la foto que ilustra esta entrada.

El objetivo de la nueva reglamentación es el de restar algo de importancia a la aerodinámica para dársela a los nuevos motores 1.6 Turbo. Para ello, decidieron hacer que el chasis tenga que bajar hasta los 185 mm de altura con el morro. Hasta ahora, los ingenieros abordaban las limitaciones de altura del morro con el famoso escalón, pero parece que esto será insuficiente con los nuevos coches. Aunque hay varias soluciones, y no todos los equipos usarán la misma, parece que la que mejor flujo de aire ofrece es ésta.

Por supuesto que lo importante es el rendimiento, y que si los coches son rápidos puede que pronto nos olvidemos de sus napias. Pero son mayoría los que piensan lo contrario, y si a esto le sumamos el nuevo sonido de los motores (muy diferente al de los actuales, dejémoslo ahí) puede que sean demasiados cambios para aquellos que conciben la Fórmula 1 como un espectáculo. En todo caso, no tardaremos en salir de dudas.

Tras el salto tenéis un vídeo con el sonido que tendrá la Fórmula 1 el año que viene. Es demasiado… distinto. ¡Hasta la próxima!

LEER MÁS

Anuncios

Fórmula 1 – Se confirman los nuevos motores para 2013

Motor F1

Ya lo adelanté hace unas semanas, y ahora se confirma: en 2013 tendremos motores de cuatro cilindros de 1.6 litros turboalimentados. De nada han valido las propuestas de Ferrari de introducir unos motores de seis cilindros como paso intermedio entre los actuales y los “verdes”. Así que, señoras y señores, se acerca el final de la Fórmula 1 que todos conocemos. Y es que la introducción de estos nuevos motores no sólo puede hacer que el rendimiento y sonido de los coches varíe mucho de lo que nosotros conocemos, sino que puede desencadenar una serie de reacciones por parte de los fabricantes que condicionen el futuro de este afamado deporte. Vayamos por partes.

Supongamos, en primer lugar, que la incorporación de estos propulsores se realiza sin mayores problemas en 2013. Llegará la primera carrera y lo primero que llamará la atención a la mayor parte del público será el sonido de los coches. Este tema que tanto he tratado en otros posts posee mayor importancia de la que se le está dando. ¿Es que nadie se da cuenta que el estruendo tan agudo de estos coches es una de las principales señas de identidad de este deporte? Dudo mucho que un motor de cuatro cilindros limitado a 12000 rpm suene igual de atractivo que los actuales o que los difuntos V10. Espero equivocarme, y quizás lo haga, pues mi especialidad no es la mecánica.

Quizás Ferrari amenace con abandonar la F1… ¿Pero servirá de algo?

Por otro lado, puede suceder que los principales motoristas, liderados muy posiblemente por Ferrari, se quejen y amenacen con una escisión de la F1 de la FIA creando su propia competición. No sería la primera vez que lo hacen, aunque dudo mucho que finalmente lo lleven a cabo. La FIA ha dejado la puerta abierta a retrasar la implantación de estos motores, por lo que posiblemente tarde o temprano terminen aceptando.

En cualquier caso, la Fórmula 1 ya no va a ser lo que era. Incluso me atrevo a decir sin arriesgarme mucho que ya no lo es. Antes se caracterizaba por ser el máximo exponente de la velocidad. Éstos bólidos eran considerados los más rápidos del mundo, sin limitaciones de ningún tipo. Ahora, los ingenieros se rigen por estrictas normativas que les impiden, en muchos casos, convertir sus coches en auténticas obras de arte con aplicativos directos a los coches de calle. Y de seguir así, estos monoplazas van a distar mucho de ser “la punta de lanza” en cuanto a tecnología y prestaciones.

En todo caso, todo esto son conjeturas, y seguramente la FIA retrase la incorporación de los nuevos propulsores. Todavía nos queda mucha temporada 2011 que disfrutar, si Vettel nos deja, y 2012 añadirá algo más de emoción a las carreras actuales. Aunque quizás para entonces este deporte se empiece a llamar FIA GP1.

¡Nos vemos en Cajón de Cables!

 

Fórmula 1: ¿Clasificación a la antigua?

El debate está abierto. Las webs de Fórmula 1 se centran esta semana en si el sistema de clasificación actual es el más adecuado para las reglas actuales. Y es que en cada Gran Premio son más los pilotos que intentan clasificarse para la Q2 y, una vez conseguido, sacrifican ésta con el fin de tener el mayor número de gomas disponibles para la carrera. En Cajón de Cables queremos aportar nuestra opinión al respecto.

Y es que últimamente la clasificación del sábado no es lo que era. Hemos pasado de ver unas Q2 y Q3 reñidas para lograr un puesto decente a esperar durante minutos para que los pilotos de equipos “medianos” hagan un tiempo y vuelvan a sus garajes. Su objetivo es claro, guardar el mayor número de neumáticos sin usar para la carrera. Y es que parece claro que el sistema de tres rondas, que tantos momentos buenos nos ha dado durante los últimos años, no es el adecuado para las reglas actuales.

Red Bull F1
Sí, antes de diseñar buenos coches Red Bull diseñaba equipaciones molonas para los mecánicos.

¿Qué fue de aquellos tiempos, no tan lejanos, en los que todo se jugaba a una vuelta? Todo era más emocionante, no existían problemas de tráfico y no había margen de error. Ahora, aun cometiendo errores, los Red Bull consiguen fácilmente doblegar a sus rivales. Y antes, si hacías una curva mal, te tocaba luchar en carrera.

Con el Gran Premio de Mónaco en mente no puedo evitar acordarme de la clasificación de 2005. Bueno, me acuerdo porque vi el vídeo el otro día en youtube, que no soy tan friki. Por aquel entonces se hacía una vuelta rápida el viernes, en la que entonces era la Q1, y otra el sábado. La pole era, pues, para el que tuviera el mejor tiempo acumulado. Os dejo el vídeo, con los comentarios de Antonio Lobato y Gonzalo Serrano, al que tanto echo de menos en las retransmisiones. ¿O nadie se acuerda ya de “San Ganchao“?

Otro detalle bueno del vídeo es el sonido de los motores, los V10 tan mencionados en este otro post. Realmente parece que vayan a despegar de un momento a otro, con los más de 290km/h que alcanzaban al salir del túnel.

Y vosotros, ¿qué pensáis? Aunque todavía seáis cuatro gatos los que visitáis este post, y la mitad no os guste que publique tantos cochecitos, espero vuestra opinión. Aunque sea para decir lo originales que son los trajes de los mecánicos. ¡Nos vemos en Cajón de Cables!

Fórmula 1 – Gran Premio de España

Otra vez Vettel… Y las que nos quedan. Mucho se quejaron los equipos cuando la FIA anunció que iba limitar a un 10% el efecto de los difusores soplados en las frenadas, pero quizás sea una medida necesaria tras el panorama que tenemos. La carrera arrancó con una sorprendente salida de Alonso, que se colocaba primero tras aprovechar el rebufo de Vettel y colarse en el interior de Mark Webber. Todos soñábamos con algo realmente imposible.

Alonso se pone en cabeza tras una gran salida.
La salida de Fernando fue brutal. El propio Vettel reconoció después que no sabía de donde salió el asturiano.

La buena velocidad punta del Ferrari permitió aguantar el embite de sus perseguidores durante varias vueltas. Vettel era incapaz de darle caza en la recta, aunque quizás esa fue la tónica dominante durante todo el Gran Premio: el DRS fue insuficiente para que se incrementaran los adelantamientos en la recta de Montmeló. Los coches perseguidores se acercaban, sí, pero en la mayoría de los casos era imposible culminar el adelantamiento en la frenada.

Tras perder la cabeza de carrera en la segunda parada, Fernando Alonso no pudo hacer nada por seguir el ritmo de los que le iban adelantando. Realmente Red Bull y McLaren están en otra galaxia en cuanto a ritmo de carrera, especialmente con unos neumáticos duros que han defraudado a más de uno, empezando por el piloto español, quien se negaba a opinar sobre ellos. Perdiendo un segundo por sector era inevitable que terminase por ser doblado por los dos pilotos que lideraban la prueba.

En realidad, el tratamiento de los neumáticos duros no es un problema sólo de Ferrari. Cuanto más carga aerodinámica tenga un coche, más rápido calienta los neumáticos y aprovecha mejor el agarre de éstos. Red Bull y McLaren no tuvieron mayores problemas, especialmente Hamilton que durante muchas vueltas puso en aprietos al que terminaría por ser el ganador de la prueba. El neumático, al estar frío, se bloquea con mayor facilidad en frenada y ofrece una tracción pésima. El ejemplo lo tenemos en Massa, que era adelantado por un Sauber poco antes de abandonar por un problema con el cambio.

Sebastian Vettel ganó la carrera, aunque con más dificultades.
Al final, Sebastian Vettel ganó la carrera, aunque Hamilton le puso en “aprietos”. Ha cogido la linde…

Y es que, aparte de no ser un coche rápido, el Ferrari no es todo lo fiable que tendría que ser, al menos en comparación con sus rivales. Mucho trabajo tienen en Ferrari para mejorar el F150º Italia, aunque al paso que vamos casi les saldría más rentable centrarse en la temporada que viene.

Para terminar, destacar la carrera y la temporada de Jaime Alguersuari, que está teniendo muchos problemas con los neumáticos Pirelli. Si el año pasado veíamos como vencía a su compañero con relativa facilidad, este año es Buemi quien le está poniendo las cosas difíciles al catalán. Todavía queda mucho campeonato, y un asiento en Red Bull está en juego, por lo que la lucha entre ellos será bonita.

Jaime Alguersuari se prepara para salir con su coche.
A ver si se adapta rápido Jaime a los Pirelli. ¡Queremos verle en Red Bull!

Nada más por ahora, en breve tendréis la segunda parte de “¿Qué pasa con la Fórmula 1?”, centrada en este caso en la aerodinámica. ¡Nos vemos en Cajón de Cables!

¿Qué pasa con la Fórmula 1? (I)

Este año la Fórmula 1 está muy interesante, eso no lo podemos negar. La llegada de los neumáticos Pirelli le ha dado el “puntito” que le faltaba el año pasado, con unas prestaciones de la goma que hacen que no nos podamos despistar ni medio minuto durante en transcurso de una carrera. Sin embargo, no puedo quitarme de encima la sensación de que la búsqueda de espectáculo, aunque efectiva ahora, hará caer la calidad de las carreras a medio-largo plazo.

Pirelli P-Zero

Los neumáticos Pirelli hay cumplido con lo que se esperaba de ellos, ¿pero será eso suficiente?

La idea de introducir motores de cuatro cilindros de cara al año 2013 puede ser, a mi opinión, desastrosa. Ya me gustó poco el cambio de motores V10 a V8 que se llevó a cabo en 2006, pero la verdad es que el resultado no fue del todo malo. Es más, los coches de ahora, aún con restricciones aerodinámicas para dar y regalar, mejoran los tiempos en muchos de los circuitos en los que el record estaba vigente desde 2004 o 2005. La idea de los motores de cuatro cilindros viene movida, en apariencia, por una actitud “ecológica” que se está haciendo imperante en este cambiante deporte, pero detrás de ella parece haber, y de hecho hay, muchos intereses económicos.

Muchos fabricantes, como Volkswagen, se animarían a entrar en la Fórmula 1 sólo si se aplicase este cambio en el reglamento, lo cual, desde luego, no sería malo. Pero parémonos a pensar en otros detalles. ¿Qué será del inconfundible sonido de estos bólidos? A mi no me haría gracia que un Fórmula 1 suene como el Avensis de mi padre. Un motor de cuatro cilindros y 1,6 litros no podrá ni acercarse a lo que conocemos hasta ahora, a no ser que le pongan unos altavoces encima de las ruedas para que nos parezca que nada ha cambiado. Lo cual, por cierto, no me extrañaría después de leer ciertas declaraciones, e incluso supondría una revolución en el mundo del tuning.

Tras ver unos cuantos vídeos y recordar como eran las cosas hace unos años,  uno se da cuenta de las velocidades que alcanzaban los difuntos motores de diez cilindros. En Monza se les llegó a ver rondando los… ¡370 km/h! Este año, incluso con DRS y KERS, dudo que se sobrepasen los 350 km/h. Aunque esto parece ser un mal menor en comparación con lo que se nos viene encima.

Para terminar (por ahora) os dejo un vídeo en el que se escuchan dos motores Ferrari, un v10 del año 2004  y un v8 del 2007, que es igual que los actuales por el tema de la congelación. En este caso el preferir uno u otro va en gustos, pero en 2013 la cosa puede ser bien distinta… ¡Hasta la próxima!